Solo necesitas el navegador Chrome, una cuenta de correo electrónico de Gmail y una centralita IP.